106 familias al día perdieron el año pasado la vivienda en la que residían