El 17% de los empleados sigue estando por debajo del umbral de la pobreza