La familia San Román, cuatro miembros y ninguno con trabajo