Los sindicatos policiales se equivocaron mostrando dos fotos como armas incautadas