De muebles de diseño a libros de Harry Potter, los gastos por los que está imputada la Infanta