Las seis entidades subastadas dejarán un reguero de 31.000 millones irrecuperables