Efecto boomerang para el PP en Twitter