Manolo, dueño del bar en el que entró el piquete: "La condena es desproporcionada"