El nombramiento de Esther Pastor podría haber creado malestar en la Generalitat