Las mujeres por el mismo trabajo pueden cobrar hasta el 25% menos