El lapsus del ministro Fernández Díaz