A. Fernández: “Para dar un tratamiento es complicadísimo, tienes que estar prácticamente muriéndote”