Las dos caras de España: un alto cargo y una trabajadora a la que no le pagan