Antonio Salas: "Da la sensación de que es necesario que haya un muerto para que se preste atención al problema"