Un cámara de Mediaset, agredido a la salida del féretro del ultra fallecido