El copago hospitalario llega a las enfermedades crónicas