España reparte cada año 2.700 millones de euros en contratos públicos 'a dedo'