Mariano Rajoy prefiere no hacer declaraciones sobre el escándalo Pujol