Sor Lucía Caram señala los 'pecados' de corrupción, soberbia y prepotencia