El abrazo de una niña a uno de los policías que desalojaron Corrala Utopía