"Lo preocupante no es la tensión entre el gobierno y las ONGs sino la realidad que están sufriendo miles de españoles"