Pensionistas, los héroes de las crisis