Urdangarín, aficionado VIP en la final de balonmano