Mariano Rajoy, recibido entre abucheos