La infanta Cristina podría renunciar a sus derechos dinásticos