El palau de la música, destrozado tras la Huelga