"Esto es una sinrazón, una vergüenza social"