Un miembro de la organización asegura que se vendieron más de 20.000 entradas