El "efecto" Gordillo traspasa las fronteras