El chapuzón de los participantes de la marcha del SAT