Bretón visitó una armería el día anterior a la desaparición de sus hijos