Ruiz-Mateos: “La jueza me metió en un cuarto oscuro para que muriera como una rata”