Etxeberría: “Los huesos a veces hablan, nos informan”