'Cabreo real', el Rey se enfada con su chófer