La penitencia de los políticos