La mujer que asesinó a su hijo y lo metió en una maleta ha ganado un premio literario de terror en prisión