Continúa el drama de los desahucios