Paco Nadal, a los pies del volcán Tatío