La mente de Bretón, al descubierto