Camps y Costa, en el banquillo