La contagiada con ébola hizo vida normal durante 10 días