Eva, una ocupa de Barcelona: “Aquí el propietario no entra sin una orden judicial”