Álvaro conoce a una familia ‘tradicional’: un padre, una madre y 8 hijos