Sara y Alba deberán llegar a los 4.000 euros mensuales para salir adelante