Setenta gatos y dos vecinos desafiantes, los retos de La Escalera