La mediación de Velluters es muy complicada