Las recepcionistas de ‘Job interview’ se convierten en dos exigentes clientas de hotel que ponen a Guillermo contra las cuerdas