La prueba final de AIXAM para contratar a su candidato: Vender una nariz de payaso