La prueba de Gil Stauffer pone contra las cuerdas a los entrevistados: “Cuidado, no rompas la lámpara”