La frase que nunca hay que decir en una entrevista condena a Raquel: “Estas cosas son muy difíciles de perdonar”